7 Razones para Comprar a Granel


                         7 Razones para Comprar a Granel
 

1. Frenar el despilfarro alimentario

No siempre necesitamos la cantidad que viene en los paquetes que venden los supermercados y muchas veces no lo usamos, con lo que el producto se echa a perder. Comprar solo la cantidad necesaria, ya sea mucha o poca, reduce el la cantidad de alimentos que acaban en la basura. Además, también mejora nuestra economía, ya que normalmente comprar productos a granel es más barato.


2. Fomentar el consumo responsable

Comprar a granel no solamente reduce de manera drástica el plástico que invade de forma preocupante nuestros mares y océanos, sino que además fomenta la política de residuo cero. Ya es un gesto habitual llevar bolsas de tela en el bolso… Y, dentro de poco, también lo será ver cómo llevamos nuestros propios envases al supermercado para comprar los productos frescos.


3. Ver el producto

Muchas veces, cuando compramos productos envasados, el paquete nos impide ver lo que hay dentro y el estado en que se encuentra… Lo que muchas veces provoca sorpresas desagradables. Sin embargo, si nos llevamos a casa productos a granel, tenemos siempre a la vista lo que metemos en la cesta y eso, además de contribuir a la protección del medio ambiente, nos genera más confianza en lo que estamos adquiriendo como consumidores.


4. Apostar por alimentos de cercanías y ecológicos

Este tipo de comercios locales prima el producto cercano, en la medida de lo posible. Esa apuesta es significativa para el planeta, ya que reduce considerablemente las emisiones de CO2 generadas por el transporte de las mercancías desde su lugar de origen hasta la tienda. Además, gran parte de los establecimientos cuentan con certificado ecológico que garantiza su compromiso medioambiental.


5. Apoyar a los pequeños comercios y agricultores

La venta a granel, lejos de las grandes superficies, permite que los productores, agricultores y pequeños comerciantes puedan acceder al mercado con más facilidad para vender sus productos. Así, además de poder trazar la procedencia de lo que consumimos de manera más sencilla, se eliminan intermediarios que encarecen el precio final del producto sin que eso repercuta en quien lo cultiva.


6. Comer más variado

Comprar en este tipo de establecimientos a granel permite adquirir cantidades más pequeñas, lo que hace que podamos probar alimentos distintos más fácilmente y ampliar así la variedad de nuestra alimentación. Además, la filosofía que subyace detrás de estos negocios es ofrecer alimentos frescos y renovados con frecuencia, que también nos permitan comer sano y cuidar más nuestra alimentación.


7. Proteger el medioambiente

Reducir el uso y consumo de plásticos, llevar tu propio envase, reutilizarlos, apostar por productos de proximidad, reducir las emisiones de CO2…


Todos estos gestos son pequeños granos de arena que contribuyen a preservar la salud del planeta… y cada uno cuenta.